Tu mirada

Esa sensación que me invade cuando me doy cuenta que tu mirada esta puesta en mi, que no necesitamos que algo sea extremamente divertido para que la risa llegue a nosotros, que puedo refugiarme en tus brazos de una manera tan natural que los demás incluso se sorprenden. Que aunque lo que yo siento por ti es lindo aun y cuando no sepa si por tu parte va mas allá de una amistad, pero creo o más bien estoy segura que si formas parte de mi vida y yo de la tuya no es sin ningún propósito, pero el propósito no los conocemos, pero pase lo que pase me encanta esta aventura de lo desconocido, de caminar por donde nunca lo había hecho, de sentir algo tan grande pero a la vez tan sencillo, de poder inspirarme de esta manera al momento de escribir, de no desesperarme si no te veo, pero cuando te veo disfruto a tu lado porque soy consciente de que tenemos 2 caminos posibles. Uno es aquel que nos va a unir como amigos y a compartir muchas experiencias juntos y alegrarnos y llorar juntos, de poder ver como el otro camina y si está a punto de caer poder advertirlo y cuidarnos como hermanos. El segundo camino es aquel que probablemente una nuestras vidas en el momento que menos lo esperemos, en reconocer que el plan de Dios fue perfecto desde el momento en que nos dijimos hola por primera vez, que nos vamos a dar cuenta que desde siempre estábamos destinados y que soñábamos con nosotros y no sabíamos que estábamos a la par. Por el momento solo caminamos no sabemos por cuál de los 2 senderos pero el tiempo nos va a mostrar los frutos de tanta alegría que hemos ido sembrando, esa es la sensación que produce algo tan pequeño pero a la vez tan grande en mi.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Olvidar ausencias

Vos podés...

¡Se lo prometiste!