Nuestro viaje.

Te habia saludado tantas veces pero nunca las mariposas habian invadido mi estomago al momento de hablarte, y repentinamente cuando digo tu nombre mis ojos brillan, tu sonrisa me hace sonreir y es que tu camino y el mio son algo similares y a medio viaje nos conocimos y no soy capaz de saber si seguiremos a bordo del mismo tren pero si puedo estar casi segura de que por el momento voy a seguir sintiendome asi, incluso me voy a impactar con tu llanto y tu sonrisa provocara magia dentro de mi. No se si esta aventura tiene un rumbo fijo pero el viaje esta siendo muy lindo ahora que puedo ver tu sonrisa y tus ojos que llenan de luz el sendero.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Olvidar ausencias

Vos podés...