La otras cosas

¿Cuando pude haber imaginado que podría desahogarme ante un trozo de papel? Y es que tarde mucho para descubrir este maravilloso regalo que mis manos y mi alma recibieron desde siempre, esa capacidad de plasmar lo intimo de mi corazón con tanta facilidad, perdida algunas veces entre tantas palabras, preguntándome lo que puedo expresar y lo que tengo que dejar para mí porque en los últimos 2 anos el amor se ha convertido en mi principal motor; pero también están esas otras cosas que nos llevan a un mundo que no conocemos, que despiertan en nosotros algunas veces nuestro lado más oscuro, esos celos que no sabíamos que algún día íbamos a sentir, ese amor según  nosotros tan desenfrenados que termina en un abrir y cerrar de ojos, mostrándose tan poco incondicional, esos deseos de encontrar amigos verdaderos, al límite de algunas veces no preocuparnos de ser nosotros quienes brindemos nuestro hombro incondicionalmente, esas ganas de refugiarnos en lo irrefugiable, de besar lo que no tiene ni tendrá labios, de caminar por donde nunca nadie ha caminado. Estos y otros sentimientos yo los llamo “otras cosas” porque les corresponde un segundo plano en la historia; Dejándonos a nosotros y nuestros amores en primera instancia, pudiendo casi calcarnos en un papel.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Olvidar ausencias

Vos podés...

¡Se lo prometiste!