Historias...

Ellos se comenzaron a querer en silencio, porque sabían que las circunstancias no les eran favorables, porque eran conscientes que en un tiempo la distancia los iba a separar, pero quizás solo separo sus cuerpos porque todo indica que en sus pensamientos aun siguen viéndose todos los días, que sus corazones no necesitan estar cerca para que ese sentimiento siga ahí. Quizás fue demasiado tarde para cuando ambos se dieron cuenta que el otro también sentía algo, incluso quizás uno de los 2 aun no lo sepa y es impredecible el tiempo que pasara en esa zozobra, pero únicamente Dios sabe que es lo que traerá esta historia que tiene un mismo cielo y muchas palabras que ninguno quiere decir pero que al mismo tiempo mueren de ansias por desahogarse, por poder estar al lado viendo las estrellas, y por contarse tantos secretos como si fueran uno mismo. Pero por el momento solo les queda ser amigos, conocerse, extrañarse, imaginar esos abrazos que un día van a ser realidad, y que van a hacer de lado cualquier sentimiento de desesperación. Y se habrán dado cuenta que el momento de enamorarse puede llegar incluso cuando miles de kilómetros intentaron sobreponerse, pero para ellos la distancia se olvida cuando por fin pueden hablar. Esta historia puede ser muy común de escuchar pero es en realidad solo alguna entre muchas la que es digna de plasmar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Olvidar ausencias

Vos podés...