Un día como Hoy.

Hay algo que quiero decirte, hace 4 años un día como hoy (porque allá ya es 10) tenía planeado ir a una fiesta de 15, y alguien me pidió darle ride a una amiga también, desde que te vi me caíste bien, y al parecer Dios hasta nos mando vestidas iguales, y desde ese "Hola, mucho gusto" se comenzó a escribir una historia maravillosa, incluyendo nuestro increíble parecido físico pero creo que va mas allá de eso, va a la semejanza que hay en nuestras vidas, esas semejanzas que nos llevaron a vivir momentos únicos, noches sin dormir, historias interminables, maldades bien ejecutadas, aprovechamos cada momento que pudimos pasar juntas y ya todo el mundo sabía que si veía a una de nosotras la otra también andaría ahí, y un día la vida con sus propósitos a veces extraños nos sorprendió con la noticia que ibas a partir muchos kilómetros lejos de mi y sin duda la tristeza nos invadió pero no impidió que siguiéramos adelante con nuestro ya estilo de vida, fueron unos meses llenos de aventura y de muchas emociones y era verano cuando te vi partir y miles de lagrimas salían de mi porque mi cómplice, mi hermana ya no estaba a mi lado, y esa misma noche comenzamos a hablar ya a la distancia y descubrimos que nuestra amistad no se media en metros o kilómetros si no que en amor, después de un tiempo pudiste visitarme y sin dudarlo fueron 35 días que pusieron a prueba nuestra amistad presentándose las primeras peleas de esta misma y nos sobrepusimos, y no dejamos que un tercero nos alejara. Hoy un 10 de noviembre del 2011, exactamente 4 años después de ese primer día te encontras lejos y estamos viviendo quizás uno de los momentos más críticos de esta historia porque las ocupaciones nos impiden hablar pero desde el momento que decidimos ser hermanas nuestros corazones se unieron más que nunca y siguen estando unidos aunque las palabras entre nosotras sean casi nulas, quiero que sepas que yo estoy aquí, que las lagrimas que estoy derramando al escribir esto son porque los recuerdos me han venido a invadir, y que esto lo vamos a superar, porque después de 4 años la historia se sigue escribiendo y me encanta que sea a tu lado, al lado de mi hermana, mi mejor amiga, mi cómplice, y tantas cosas más que tú ya sabes, mis brazos y mi hombro siempre van a estar aquí cuando lo necesites porque El Salvador y Canadá son nombres de países que quedan a miles de kilómetros pero Pame y Vale son nombres que permanecen juntos no importando su ubicación.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Se lo prometiste!

Olvidar ausencias