Ese instante.

Ese preciso momento en el que el pronuncio las palabras que tu tanto tiempo habías esperado escuchar, que por tantos días no te dejaron tranquila porque te encontrabas sonando con el instante en que ibas a tener la oportunidad de poder abrazarlo ya de una manera distinta porque los sentimientos serian comunes y los llevarían a escribir esa historia tan esperada por tu corazón; Pero de una manera increíble tu reacción no es ni la mitad de lo que acabo de describir, escuchaste ese “me gustas” salir de sus labios, viste como sus ojos estaban fijados en tu rostro, esperando quizás una mirada cristalina que pudiera hablar por sí misma, y a ti te pasa todo lo contrario, escuchas como si fuera otra conversación común y corriente, tu estomago no experimenta el movimiento de todas las mariposas que en el creíste que habían, tus ojos de lo único que se llenan es de incertidumbre preguntándose ¿qué está haciendo él? Porque en ese preciso momento que tanto habías esperado te das cuenta que en todos esos silencios que tú hiciste pensando en él se estaba fortaleciendo tu cariño por el pero como amigos, como esa persona a la que puedes ver y reírte sin necesidad de muchos motivos pero que no te ves mas allá de una amistad, quizás porque sabes que no puede ser tuyo su corazón, porque sabes que para superar esa etapa de su vida necesita mucho tiempo o simplemente porque tu tiempo de aprender termino, y lo que aprendiste seguramente va a ser útil en tu vida porque aprendiste a querer a alguien en el silencio de tu corazón, aprendiste a controlar las miradas para que tus ojos no le dijeran cuanto lo pensabas, aprendiste que tu no sos nadie para interponerse en los propósitos perfectos de Dios. La lección para ti es grande e importante, para él la prueba quizás apenas comienza y probablemente debas considerar establecer cierta distancia, no por ser mala si no porque lo quieres. Y todo eso lo pensaste mientras él te veía fijamente esperando un “a mí me gustas tú”, pero aunque la respuesta sea contraria a eso tu deber es no lastimar su corazón y ser fiel a lo que tú quieres para tu vida, alguien que comparta tu forma de ver, tus gustos, que entienda tus platicas, así que lo que debes decir es “Valoro mas nuestra amistad que cualquier otra situación” o “Te quiero demasiado como para decirte algo que no siento”; Pareciera tan fácil pero es tan complejo, que solo queda actuar como si nunca hubiera pasado nada, Ese preciso momento en el que te sorprendiste porque aprendiste tu lección.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Olvidar ausencias

Vos podés...