La despedida



*¿Dónde andabas?
- ¿Yo? En ninguna parte, sólo estaba ahí en el jardín fumándome un cigarro, pensando e imaginando tonterías.
*Pero eso es lo que hacés todo el tiempo ¿no te aburrís?
-Es imposible aburrirse si todo el tiempo estoy pensando algo diferente, ¿querés que te cuente lo que estaba pensando hoy?
*Dale, tal vez se me contagia lo relajado
-Mirá,  es que desde hace varios días me puse a pensar que no soy el mismo que hace un año, sufrí demasiados cambios y eso me hace darme cuenta que es momento de algo más, de caminar en otra dirección; nada en la vida me causa más fobia que la costumbre y la comodidad; tengo muchos sueños y a veces siento que no todos llegarán a cumplirse.
-Pero, ¿por qué llorás? Si te estoy contando algo sencillo.
*Es que no te imaginás todo lo que he pasado en estos meses, es como si fueras otro, como si no tuviera nada en común con vos, como si fueras un desconocido: quizás estaba acostumbrado a resolverte la vida y a pensar sólo en tus problemas, a refugiarme en el tiempo que podías regalarme y escucharte hablar de tus cambios me hace darme cuenta que ya no hay más que hacer y que quizás es momento de separarnos.
*Para que todo ese vacío no me ahogue; es decir, ¿qué pretendés que haga?, ¿qué me quede sentado a ver como caminás y yo acá? No quiero sonar dramático ni fatalista pero no quiero seguirte acompañando.
-Bueno, es tu decisión y si no querés seguir con esto no hay absolutamente nada que yo pueda hacer; sólo debés tener claro que estoy agradecido por lo que hiciste por mí, me ayudaste a conocerme y a saber lo que realmente quiero. Si alguna vez te vuelvo a encontrar, puede que no seamos los mismos pero siempre te sonreiré.

NOTA ACLARATORIA: El diálogo anterior no pertenece al final de una relación; se trata de un hombre de 25 años que tras estar hundido en la depresión durante un año, se despide de la soledad y aún sin tener a nadie sentimentalmente, descubre  que se tiene él mismo y decide por fin emprender el maravilloso viaje de disfrutar la vida. ¿Cuándo vas a despedirte vos?

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Se lo prometiste!

Olvidar ausencias