Mi subversivo viejo.

subversivo, -va adj. Que pretende alterar el orden público o destruir la estabilidad política o social de un país.
Mi viejo (sin ofensas), es que este adjetivo lo define  la perfección. Ustedes no lo conocen, pero les haré el favor de contarles un poco de él, sin caer en el sentimentalismo de una nieta que describe a su "super abuelo". Resulta que hace sesenta años en un pueblo del sur de algún país que no pretendo mencionar (evito caer en controversias de política y otras chatarras) nació de una guerrera un pequeño duende que más adelante decidió volar a la ciudad; porque, se le metió en la mente una locura de ser doctor, y lo logró; en medio de una absurda guerra, se extendió su tiempo de estudio; pero en fin, no quiero contarles un diario de él, sólo es para que me entiendan cuando lo llamo subversivo, para que se rían cuando les cuento que en medio de la misma guerra absurda, escuchaba "radio venceremos" a todo volumen en las noches de cualquier mes.
No lo defino como diferente porque es relativamente normal, o sea, tiene el aspecto de un tipo de sesenta años, golpeado por la vida y sobre todo, desgastado porque los riñones ya no quieren trabajar; pero, pasa algo con él.
Decidió ser subversivo, decidió que no había que ser igual al montón para sentir placer de algo, decidió que tres pares de zapatos eran suficiente para cualquier humano promedio, que la marca estampada en la ropa era innecesaria, que la ignorancia era más notoria que lo original de cualquier accesorio. Aprendí mucho y sigo haciéndolo porque el papá de mi mamá es "cachimbon", porque me llena de orgullo saber que es doctor por vocación y no por interés, porque en mis veinte años si por alguien tomé la decisión de portarme como una loca, de sonreír a pesar de todo, de leer o escuchar mi diagnostico médico y saber que todo va a estar bien, que si los demás están bien yo también lo estaré; todo eso fue por el; por el revolucionario, el autentico, el abuelo cachimbón, el diferente, el controversial, el subversivo, el abuelo, el viejo. Mi viejo.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Olvidar ausencias

Vos podés...

¡Se lo prometiste!