No somos los de antes.

Hoy es uno de esos días en que nos sentamos a revalorizar todo, de esos días en que por mucho que nos esforcemos , no podemos dejar de agradecer todo lo que tenemos; y es lamentable porque sólo en momentos así podemos entender que tenemos el mayor regalo al poder respirar, al poder ver de cerca absolutamente todo lo que nuestra vida envuelve. Esas alegrías que nos han marcado y esas tristezas que que nos han traído hasta acá donde yo escribo y tú lees; porque nada es igual que hace unos años y estoy segura de que lo sabemos, nuestras sonrisas hoy tienen más valor que nunca, nuestras lágrimas ya no son desperdiciadas por cualquier cosa; y nuestros enojos, si, esos berrinches que antes hacíamos por todo, hoy al parecer, se extinguieron o algo parecido. Tal vez no nos dimos cuenta que todo lo que vivimos nos forjó, que todas esas personas que se fueron de nuestras vidas, no eran tan esenciales como creíamos, las decisiones malas que tomamos nos hicieron crecer y seguir adelante; y no te miento cuando te digo que no somos igual que antes, porque ahorita ya no eres igual que hace aproximadamente un minuto que comenzaste a leer esto, no porque mi escritura sea trascendental en tu vida, es porque sólo te di un empujoncito para que le dieras permiso a tu mente de recordad y volver a sonreír o... a llorar, esa ya es tu decisión.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Olvidar ausencias

Vos podés...