Finalmente lunes.

Estoy acá frente a una computadora esperando recibir algo que me indique que estas bien, algo que me permita sentir aunque sea mientras lo leo tu abrazo, y es que es difícil ver atrás y ver todos los lunes que he leído de ti y tu de mi, y saber que la distancia es larga entre nuestros corazones, porque cuando es lunes y ya leí tu mail ansío que sea lunes de nuevo y que delicia si todos los días fuera lunes, estaríamos un poco más cerca, y de todo esto lo que me encanta es cerrar los ojos e imaginar tu voz diciendo frente a mi todas estas palabras, te has convertido en una hermosa historia digna para una película, es la misma luna la que nos acobija todas las noches y es el mismo sol el que nos despierta y eso es lo que me da más tranquilidad que tu cielo sea mi cielo que el amor que nos une es el mismo aquí y allá, aquí voy a estar sentada sonriendo cada lunes, cada mes, cada año, para que cuando te vea venir desde lejos  mi sonrisa y la tuya recuerden instantáneamente todo lo que tiempo atrás nos contamos y podamos saldar todos los abrazos que tenemos en deuda, si pudiera cambiar parte de esto, sin dudarlo no lo haría porque todos estos lunes me han hecho quererte mas, y como alguien escribió por ahí, no es donde está el cuerpo que uno se encuentra si no donde más se le extraña y definitivamente has estado a mi lado al escribir cada mail, has sonreído cuando lo imagino y simplemente me has querido como soy y estoy segura que nos querremos mas cuando tus ojos y los míos vuelvan a encontrarse. Todo eso siento cada vez que llega el lunes. Y tú?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Olvidar ausencias

Vos podés...